¿Prohibir para educar?

Prohibir despierta el deseo

¿Prohibir para educar? Hace unos meses cayó en mis manos un interesante artículo titulado “Prohibir despierta el deseo. Cómo evitar la palabra NO al dar una norma en clase” (1). El autor (2), un docente amante de su profesión, reflexiona en él sobre cómo la palabra “No”, cuando se utiliza como modo de transmitir una norma, suscita el deseo de trasgresión, puesto que se vive como una prohibición. De acuerdo con esta idea, sugiere modos alternativos de enunciar las reglas, de modo que éstas se transformen “en una recomendación, reflexión o lema”. Un ejemplo de los propuestos por él servirá para hacernos una idea más precisa: En lugar de decir “No comas ni bebas en clase”, diremos “La comida y la bebida se reservan para la hora del patio”.

Leer más¿Prohibir para educar?