Acudí a Sara

Acudí a Sara en busca de ayuda porque tenía problemas con la comida. Durante el tratamiento no sólo he conseguido resolver esos problemas (y otros) si no que ahora soy capaz de gestionarlos y resolverlos por mí misma. Gracias a Sara he aprendido a estar en paz conmigo misma, a valorarme más, a sentirme segura, a canalizar mis emociones y saber gestionar mis sentimientos y a valorar las cosas en su justa medida. Ahora me siento más fuerte y segura y con muchas ganas de hacer muchas cosas. Estoy muy agradecida y muy contenta con la terapia.